jueves, 5 de abril de 2012

En general, la cosa da un poco de asco. Primero, los comentarios que se están haciendo públicos (bajo conveniente seudónimo en no pocas ocasiones, eso sí) a raíz del fallecimiento del señor Mingote. Esa gente que está a un milímetro de alegrarse de su muerte, y que apela para ello a la ideología: el dibujante de la derecha, ya saben. Después, la pelea en barro por la memoria del difunto entre ABC y LaRazón, con el cadáver todavía tibio.

A mí me parece que el talento de Mingote es indiscutible. Fue un grandísimo dibujante y un grandísimo humorista de los de antes, de los de esa tradición en la que estaban Poncela, Tono, Mihura, Gila. ¿Era de derechas? Pues claro. ¿Afectaba eso a su obra, importaba en lo que hacía? Pues yo creo que no. O no hasta los últimos años (en los que, en efecto, firmó cosas impropias de su inteligencia). Sacar a pasear las banderas como se está haciendo no puede estar más fuera de lugar.

(Y de lo de Ussía y compañía, qué quieren... no es que den un poco: dan mucho asco.)

2 comentarios:

javi dijo...

Era de todos modos previsible... Hace 10 años yo hubiese escrito cosas parecidas. Eso se supera intentando separar la obra del entorno, ignorando deliberadamente los honores que se le concedieron en vida y la bandera que por parte de sus correligionarios se ha hecho de su persona y obra (básicamente al objeto de simular y simularse que fuera de Mingote, en el humor gráfico, no hay nada, porque resulta que lo que hay es todo de izquierdas). Bueno, pasando de eso, uno termina descubriendo a un grandísimo dibujante, con viñetas de antología, viñetas mejores, viñetas peores (es lo que tiene tener que hacer al menos una a diario, que no siempre se acierta)... y una ideología, sí. Pues como todos...

Una cosa que también 'me' descubrí pensando sobre ello, es que el Mingote que hemos conocido 'en tiempo presente', yo al menos, que voy para los 40 palos ya, en el mejor de los casos, si hubiese visto una viñeta suya cuando tenía 7 años... bueno, pues era lo que estaba haciendo un hombre que en ese momento tenía más de 60, ya un anciano prácticamente... La obra suya que hemos conocido a lo largo de nuestra vida es la de su vejez, una vejez además muy larga y muy lúcida para lo larga que ha sido. Está claro que el mundo que él ha estado viendo y representaba no es el mismo que ha visto alguien de nuestra generación, no digamos un chaval que ande ahora en la veintena, pero no se le puede pedir otra cosa... Si somos capaces de tener eso en cuenta también, la valoración es otra...

Y, en fin, Ussía... pues sí, asco, y vergüenza. Casi diría que lo normal en el personaje, si no fuese porque esta vez se ha pasado tres pueblos de lo habitual. Que con su pan se lo coman allí donde lo aguantan.

fnaranjo dijo...

es verdad que resulta mucho más fácil separar obra y autor cuando éste es "de los nuestros", por así decir... y en el caso de Mingote, esa parte de su obra que entronca de manera directa con los tiempos de La Codorniz queda muy atrás y resulta desconocida para la mayoría (de los que le atacan y de los que defienden, de hecho)...