miércoles, 24 de octubre de 2012

lo grotesco (y van dos)

Lo de Mariló Montero, you know... Los transplantes de órganos y el alma... ¡del asesino!

En serio, a ver... ¿cómo puede ser? ¿Esta señora no tiene el bachillerato? 

Madre mía...

(Y lo malo es que una estupidez así puede que tenga sus efectos en las donaciones próximas, o en los que estén a la espera de un órgano...)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿E Iker que piensa?

¿No había algún relato donde transplantaban la mano de un asesino a alguien y el donado cmenzaba a cometer crímenes?

ESA

fnaranjo dijo...

me suena a argumento manido de relatos, novelas, historietas y pelis de terror, sí... lo que no sé es quién lo hizo primero...

y no sigo a íker, pero no me sorprendería que el tema lo hubiera tratado ya en más de una ocasión... el misterio y eso, ya se sabe...

Lorenzo dijo...

La referencia más antigua que recuerdo es "Las manos de Orlac" peliculilla expresionista de 1929, sobre un pianista al que se le trasplantan las manos de un asesino. (luego todo tiene su intringulis y la cosa no es como cree Mariló, pero es que eran expresionistas, que no incultos).
Y creo que hay un libro de Jean Ray sobre el tema.
En cuanto a Iker, no me extrañaría que en algún programa dijese que la trasplantada es su señora (de cuello para arriba), porque cada vez alucino más con ella, y eso sólo puede tener un origen difuso y enigmático...

Lorenzo el Bibliotecario no robot, aunque no me deje colgarlo.

Anónimo dijo...

A Homer Simpson le injertaron la cabellera de Snake y tornose homicida.

J.E.