jueves, 4 de octubre de 2012

Otro ejemplo de por qué Quitely es Quitely y lo amamos.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y a Millar?

- J. E.

fnaranjo dijo...

A millar sólo a ratos...