lunes, 24 de febrero de 2014

palace

Lo de ayer de Évole en La Sexta me pareció divertido. Inofensivo, también... Luego he ido viendo que no, que está la gente que se lo tragó a pesar de lo inverosímil de ciertos momentos y del tono general, y entre ellos los que, una vez les dijeron que era broma, se han cabreado con los responsables del programa, o han salido con eso de que hay cosas muy serias con las que no se puede hacer coñas. Y están los sobraos, los que lo veían venir, los del esto ya lo hizo Orson Welles, los de nosotros no sabemos hacer estas cosas, se les ha visto el plumero desde el principio... los del estopaquévale... Personalmente, qué quieren... me pareció menos interesante el posterior debate, demasiado impostado (claro que con Serra y Gabilondo ahí, qué podías esperar). Creo que Jordi Évole ha vuelto a hacer televisión inteligente y fresca. Y ha demostrado que, quién lo hubiera dicho... algunos de nuestros políticos, ya ven... ¡hasta tienen sentido del humor!

No es poco.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Francisco, yo siempre creí que era un montaje porque en los anuncios ya se avanzaba como "Una historia de Jordi Évole". No voy de sobrado, pero te prometo que yo disfruté de la historia. También disfruté de Kubrick y montaje lunar.

francisco naranjo dijo...

no me refería a los que de verdad lo veían venir, sino a los otros, los que seguramente ni se han molestado en verlo antes de sentar cátedra...