sábado, 11 de agosto de 2012


El sábado se presenta largo y (demasiado) cálido. La prensa está toda llena de héroes que hacen Historia día sí y día también allá arriba, en Londres. Max, con humor, pone cuerpo a una de las irónicas pesadillas de Manuel Rodríguez Rivero. Y yo levanto el ánimo con este texto entusiasta del gran Absence, que glosa las maravillas de Prometheus y refuerza mi convicción de que me va a gustar esa película, sí...

2 comentarios:

FHNavarro dijo...

Prometheus es un cagarro, Don Francisco, pero gordo. El guión es una soberana tontería, los personajes planos, no se empatiza con ellos en ningún momento, hay algún diseño de personaje de vergüenza ajena... Lo único que se salva es su factura técnica y una fotografía bien chula. A mi no me gustó nada de nada, espero que a usted sí.

Un saludo

fnaranjo dijo...

Estas cosas son complicadas... yo sí espero que me guste (y probablemente, incluso gustándome, estaré de acuerdo con su diagnóstico...)