jueves, 9 de agosto de 2012

¿La revolución era esto, entonces? Asaltamos supermercados, avasallamos a empujones a las cajeras y luego, en los telediarios, hablamos de expropiadores, de los bancos... pero amenazamos con asaltar más supermercados.

¿Era esto? No sé, algo no va...

(ACTUALIZANDO: no deja de tener su gracia, ya entrando de lleno en lo grotesco, ese portavoz del PP de Camps y Fabra y Baltar pidiendo ejemplaridad a los cargos públicos...)

11 comentarios:

Alfred dijo...

Bueno, por algo había que empezar, supongo que pensarán.

Y lo peor es que no sé si no les falta razón...

A medida que los de arriba sigan pisándonos a los de abajo más y más, en cualquier caso, ya iremos asistiendo a más episodios de estos, descuide.

Y a las cajeras, por cierto, con haberse apartado, les habría bastado. Que yo sepa nadie les paga por hacerse las heroínas.

fnaranjo dijo...

No, les pagan por hacer su trabajo, supongo...

Javier Alcázar dijo...

No, no es ese el camino. No es justificable ningún latrocinio.

Alfred dijo...

Claro, pero es que su trabajo no consiste, me parece a mí, en tratar de impedir que un par de cientos de personas se lleven varios carros llenos de comida. Yo lo tendría claro, al menos, si trabajara de cajero en un Mercadona y me encontrara con algo así; anda y que venga el amante de la cultura china a pararlos, que es, al fin y al cabo, al que de verdad le están robando.

A quienes sí que les están pagando, en todo caso, para que actúen en esos casos es a los de seguridad, que, a todo esto... ¿dónde estaban? ¿Por qué no han sido ellos los agredidos, como sería lógico, si es que de verdad se ha agredido a alguien, más allá de algún rempujón, que lo dudo?

Alfred dijo...

Por otro lado, insisto en que esto no ha hecho más que empezar. La gente se está empezando a cansar, como resulta lógico, y ahí están los que se meten cada vez más de okupas en casas abandonadas, tras ser deshauciados, o los que se niegan a pagar los peajes de las autopistas y las autovías, o los que cortan el tráfico día sí y día también, colapsando el tráfico de las ciudades con sus protestas... o, sí, los que asaltan supermercados para robar comida.

Y cuando todo esto vaya a más, que irá, que nadie olvide que los culpables últimos habrán sido quienes han podrido el sistema hasta la médula, y han hecho que millones de personas hayan dejado de percibirlo como algo positivo, que les protege, les defiende y les ayuda, para empezar a verlo como algo que los aplasta, que los pisotea y que los humilla, que les despoja de lo más básico y esencial, solo para beneficiar a los más poderosos y los más ladrones.

Y si además lo hacen gobernando de forma completamente ilegítima, tras mentir como puercos para llegar al poder, violando las normas más elementales de la democracia, ya me dirán ustedes por qué cojones va a tener que respetar nadie el pacto social de convivencia pacífica que hasta ahora se había mantenido en el país.

Anónimo dijo...

>algún rempujón, que lo dudo>

Ve poca tele.

fnaranjo dijo...

hombre... yo creo que el pacto social no es con quien gobierna, sino entre los que somos gobernados... pero igual se me ha pasado la edad de la barricada, qué sé yo... (al menos, de la barricada inútil)

Alfred dijo...

Poca o ninguna tele veo, sí, en efecto, que para la sarta de embustes que cuentan en la mayoría de los canales...

Eso sí, he buscado por youtube, a ver si se me había escapado algo en las fugaces imágenes que vi en su momento en el telediario, y lo único que he logrado encontrar ha sido eso, un rempujón, y luego la cajera llorando sola en un rincón.

Igual es que la parte en que una furibunda pandilla de jornaleros le dan una paliza, hasta dejarla tetrapléjica, se me ha pasado.

O igual es que usted ve demasiada tele, amigo anónimo, no lo sé.

Alfred dijo...

Por otra parte, no sé hasta qué punto son inútiles, en realidad, actuaciones como esta. Sánchez Gordillo y los suyos, por de pronto, han logrado dejar en evidencia una vez más la repugnante hipocresía de este ilegítimo gobierno, que lanza a todo su aparato policial sobre ellos, por robar comida en la cadena de supermercados de un miltimillonario para los pobres, mientras indulta estos días a varios políticos condenados por corrupción, y que contra ellos sí actúa de oficio, aunque en el caso de Bankia esperara, a través de la fiscalía, a que tuvieran que ser un partido minoritario (UPyD) y un movimiento ciudadano (el 15M), los que se querellaran contra los presuntos culpables, para sumarse a ellos.

Solo por eso, opino, ya ha merecido la pena todo esto.

Y claro que no todos los estallidos de indignación que se producirán en adelante serán de nuestro agrado. La gente desesperada y acorralada no siempre actúa de la forma más racional, o tan siquiera justa. Pero repito que los responsables últimos de todas esas acciones serán los que han pervertido por completo el sistema, gobernantes y no gobernantes. Es así de sencillo. La ley de la selva, como dice el jefe de los matones uniformados, son ellos los que la implantaron en España hace ya mucho tiempo.

fnaranjo dijo...

personalmente, creo que un empujón es ya una agresión... no hace falta llegar a la paliza...

y la sobreactuación de un gobierno que lleva tiempo demostrando que no sabe qué hacer ni cómo reaccionar, y que miente y etcétera (de acuerdo en todo) no justifica la sobreactuación del señor Gordillo, que no se cansa de declarar que si tiene que ir a la cárcel no le importará hacerlo, pero no entrega su acta de diputado para que se le pueda juzgar...

y, lo lamento, pero creo que lo que se ha conseguido es solamente que se hable de esta cosa del Mercadona en lugar de esos indultos...

Alfred dijo...

Bah, los que andan haciendo correr ríos de tinta con lo de los supermercados estos no habrían hablado de esos indultos de todas formas, no seamos ilusos.