jueves, 31 de enero de 2013

paperman

Buenos días. Esto tan bonito (que está nominado, según creo) me lo enlazaba en un correo señor Aísa.  Les va a gustar...

6 comentarios:

ÁNGEL dijo...

Genial. No se queden ustedes prendados de los dibujos y demás, magistral todo ello, de casta le viene al galgo, y se dejen en el olvido la musiquita... ¡Deliciosa! Puesta con regla de cálculo. Si pasan el corto sin sonido, notarán la diferencia. Es lo mismo, sí, pero... Diferente, ya lo creo.

fnaranjo dijo...

hey, cuánto tiempo sin saludarle...

FHNavarro dijo...

Muy bonito!! Sí señor!!

Un saludo

Alfred dijo...

Yo disfruté sobre todo con la primera parte. En la segunda se les va la mano con el azúcar, me temo.

Eso sí, visualmente resulta deslumbrante, el corto.

ÁNGEL dijo...

Mucho tiempo, sí, señor Naranjo. La vida, que tiene unas cosas... Ya le contaré.
Cuando decía lo de la musiquita, quería decir, pero omití por emoción, lo relacionado con el sonido, que es de matrícula de honor. Y la musiquita, claro, que es yo me he enamorado de esa musiquita... Esa musiquita, que empuja, que impulsa, que se mueve de la mano con la animación, tan magistral todo ello... ¡Qué trabajo tan admirable de equipo!
Sr. Alfred, a ver si se me está usted empezando a hacer mayor... La historia, desde el segundo veintiocho, ya se sabe de qué va a ir; intencionadamente, yo opino.

Alfred dijo...

Jajaja. Pues será eso, amigo Ángel, pero para mí a partir de que entra en escena el elemento "sobrenatural", digamos, o "fantasioso" (esos avioncitos de papel cobrando vida propia para hacer de celestinos, al más puro estilo de la Disney más ñoña), el corto pierde buena parte de su interés.

¡Un fuerte abrazo, hombre!