lunes, 14 de abril de 2008

14



Bueno, eso, ya saben: que hace tantos años y las cosas quizá hubieran sido mejores. Diferentes, en todo caso; eso, seguro. Yo anoche, ante la disyuntiva televisiva y sin sombra de duda, en lugar de optar por Íker volviendo a remover las ruinas de Atlantis (el príncipe Namor qué pensará de todo esto, me pregunto...) me quedé viendo Pelham 1 2 3, un peliculón que no recuerdo haber visto antes, pero sí tengo en la memoria una novela que leí con fruición cuando era yo mucho más jovencito, un thriller con texturas turbias y tapa blanda.

Por otra parte, puedo contarles que el cielo está despejado, como recién salido del tinte. Que hace frío en casa a estas horas. Que tengo un pequeño lío esta mañana, con silbatos y pancartas; cosa de poco: el gesto, que es lo que al final queda. Y que esta semana es la del Saló, así que buen viaje a los que viajen, y saluden de mi parte a quien vean, pero sobre todo a Moebius, por favor: que se cuide, que nos tiene que durar toda la vida...

Buenos días.

2 comentarios:

AnnieChristian dijo...

Sí, sí, que dure hasta los 150 años por lo menos, que siga teniendo la mente igual de lúcida y esa muñeca prodigiosa por la que no parecen pasar los años.

Alfred dijo...

Pues quédese usted con esa antigua adaptación del clásico de John Godey (que ese es, por cierto, el autor de "Pelham 1, 2, 3"), que en Hollywood se anda cociendo, parece, otra nueva, y me da a mí en la nariz que, para variar, no le llegará ni a la suela de los zapatos a la otra.

Yo, por mi parte, procuraré leerme la novela original antes de que se estrene la nueva versión cinematográfica, no sea que mis amigos me arrastren al cine a verla y me destripe toda la historia. Y algún día, claro, también me veré la clásica.

Un saludo.