domingo, 20 de abril de 2008

dominguero



No todo iba a salir torcido. Al final, y pese al madrugón lluvioso, tarde casera de leer el periódico y escuchar algo de música (ahora mismo, Ronroneando, de Sr.Chinarro), de curiosear un poco por la red (que debe estar todo el mundo en Barcelona, o de vuelta del Saló... a ver qué se cuentan mañana), de leer despacito. (Bueno, y de doblar calcetines. Algo más de media docena. Negros. Y no, no son todos iguales, pese a lo que se pueda pensar... pero tampoco es grave si se desparejan, no saquemos las cosas de sus quicios..)

Además, ha salido el sol.