miércoles, 2 de abril de 2008

en minúsculas


Me gusta el color de David Rubín. Me gusta mucho cómo da el color a sus historias, a sus planchas.

Me gusta mucho que salga el sol por la mañana y caliente mi acera, y mirar mis enlaces preferidos antes de desayunar, ver qué ha pasado en el mundo. O en mi mundo, al menos.

Me gusta mirar cada día la pila de libros pendientes, eso que voy leyendo despacio cada semana, un día de esto y otro de lo otro: Farmer y Gaiman, la biografía de Schulz, lo nuevo de Mendoza en cuantito que lo tenga.

Me gusta escuchar a Billy Bragg con su guitarra eléctrica, a pelo, como si el tiempo no hubiera pasado.

Me gusta ver series antiguas y comprobar que quizá no tenían el nivel literario que las buenas series de hoy tienen... pero, joder, había talento para repartir.


Y me gustan Steed y la señora Peel, ni que decir tiene...